Emprender es atreverse: Thevelocimotion

Cada vez más, la idea de emprender se relaciona al mundo de los negocios, y con todo el sentido. El crecimiento del ecosistema sumado al éxito de algunas startups, han generado una vinculación directa entre el emprendimiento y modelo de negocio con lucro.
Sin embargo, los orígenes etimológicos del emprendimiento no se vinculan directamente a la noción de empezar una empresa, sino en la idea de aventurarse. Y me parece que, en ocasiones, es precisamente eso lo que hace falta.
Debo aclarar que no estoy diciendo que una persona debe empezar una empresa sin haber primero analizado y preparado su proyecto; sino todo lo contrario. Creo que el primer paso de un emprendedor no debería ser el buscar una oportunidad de negocio, sino preguntarse “qué es aquello que me apasiona lo suficiente como para hacerlo sin paga”; e incluso comenzar a hacerlo sin necesidad de ganar dinero por ello. De esta manera, la empresa, cuando surja, tendrá un espíritu y una personalidad genuina; además de una misión mucho más sólida.
Thevelocimotion
Un ejemplo encarnado de esto es Carlos Guillermo Pérez Camacho, un Youtuber que a sus 16 años ya tiene una trayectoria formal en el mundo de la animación. Carlos empezó su proyecto, Thevelocimotion, cuando apenas tenía 9 años porque descubrió que le encantaba dibujar. Y, gracias a su familia, no tardó en mudar sus creaciones a la computadora para así darles vida.
Hoy, con más de 1,000 subscriptores a su canal, Carlos está convirtiéndolo e lo que podría ser un negocio rentable. Su primera decisión fue registrar a Charles William, su personaje estrella en su canal, para así proteger sus derechos de autor. Ahora está pensando licenciar la marca para poder producir merchandising con su personaje.
Además, Carlos está volteando a ver otros jóvenes de su edad, para compartirles su experiencia y apoyarlos a que ellos también emprendan un proyecto. Junto con su familia, y Alfonso Bravo de Meetroppers, están plantando la posibilidad de crear una comunidad de niños emprendedores, donde se puedan enfocar sus intereses en proyectos constructivos.
Por lo pronto, nos comparte los 3 aprendizajes más grandes que ha tenido desde que comenzó su trayecto en Thevelocimotion:
  1. Si algo te encanta, no lo dejes. Encuentra la manera de convertir ese hobbies en tu trabajo.
  2. No veas al otro como una competencia sino como un aliado. Confía en las personas que te rodean y comparte tu trabajo.
  3. Aprende a administrar tu tiempo para que no te gane la flojera. Si quieres que el proyecto tenga éxito, tienes que dedicarle tiempo.

Thevelocimotion 2

Si quieres saber más sobre el proyecto de Thevelocimotion, síguelo en Facebook o revisa su canal de Youtube.

También puedes seguir la conversación conmigo. Puedes encontrarme en twitter y en las demás redes sociales como @Sotosonrisas.

Compartir
Cofundador de Caldero y Colaborador en Disruptivo. Me dedico a difundir y promover ideas que generen desarrollo social y ambiental. Creyente y promotor de la economía colaborativa, el comercio justo y el emprendimiento social.