Las dos caras de tu startup

472
sociedad

Tu startup podría tener dos identidades.

Cada vez son más los emprendedores que llegan a Komenko con la misma duda: ¿mi sociedad y mi marca tienen que llamarse exactamente igual? La respuesta a esta pregunta es muy simple: no. Intentaré explicarte de una manera sencilla a través de una comparación con una película muy famosa.

¿Te acuerdas de aquella película de Harry Potter y el prisionero de Azkaban en la que el famoso Sirius Black se convierte de noche en un perro negro? Pues algo similar pasa con el tema al que hago alusión al principio de este artículo de tu sociedad y la marca que estará representando tus productos y/ o servicios.

Primero, para refrescarte la memoria, Siruis Black juega el papel de un mago “sangre limpia” que formaba parte de la Orden del Fénix para luchar contra el famoso innombrable “Lord Voldemort”. Como consecuencia de esta gran lucha entre ambos, Siruis sufre una traición que lo lleva a convertirse en un prisionero de Azkaban, culpado por la muerte de los padres de Harry Potter. Hasta que llega el día en que se convierte en el fugitivo de Azkaban más buscado; todo ello para ir en búsqueda de Harry a Hogwarts. Es entonces cuando descubrimos la habilidad de Siruis de convertirse en su segunda identidad: un perro.

Probablemente te estés preguntando en cómo se puede relacionar todo esto a tu startup; a lo que pretendo hacer alusión en el presente artículo, es que tu startup podría llamarse de una manera pero ser presentada ante tus consumidores de una manera diferente.

La sociedad ideal para tu startup

¿Cómo es esto? Te explico de una manera más detallada:

Tu startup, al tomar formalidad jurídica podrá convertirse en una persona moral, lo cual significa que será una persona distinta a la tuya y de tus socios. Para crearla deberás:

  1. Elegir el tipo de sociedad que mejor se adapte a tu startup dependiendo del giro de tu negocio: Asociación Civil, Sociedad Civil o Sociedad Mercantil.
  2. Elegir el nombre que llevará tu sociedad. Lo anterior a través de una razón social (compuesta por el nombre de uno o varios socios) o por una denominación social (compuesta por un conjunto de palabras).
  3. Establecer las reglas corporativas que tendrá tu sociedad.

Por otro lado, seguramente tu startup tendrá una marca que va a ser con la que identifiques tu producto o servicio dentro del mercado. Me refiero a ese signo distintivo que le da una identidad a tu startup y te hace diferente a los demás. Esa marca no precisamente tiene que llevar el mismo nombre que le has puesto a tu sociedad.

Lo recomendable para tu marca, siempre será registrarla en el IMPI, pero para ello no olvides:

  1. Elegir el tipo de marca que quieres registrar: nominativa, innominada, mixta, tridimensional, de olor o de sonido.
  2. Elegir la clase a la que corresponde, dependiendo del giro de tu startup.
  3. Asegurarte de que aquello que estás buscando registrar, no sea algo que ya existe en el mercado. Pídele a tu abogado que te haga un estudio de las marcas existentes similares a la tuya, así evitarás que te nieguen el registro de tu marca.

Como te podrás dar cuenta, tu startup podría ser algo como Siruis Black convirtiéndose en un animal que busca proteger y luchar por sus seres queridos. Tú también podrás encontrar una identidad con la cual identifiques tus productos o servicios, distinta al nombre que tiene tu sociedad.

¡No te olvides de darle la protección que merece!

Recuerda que si tienes cualquier duda, nos puedes buscar en nuestras redes sociales @komenkomx o enviarnos un correo a [email protected]. Estaremos felices de guiarte en la protección de tus sueños.

Compartir
Paulina Torre
Paulina Torre, CFO de Komenko, es licenciada en Derecho por la ULSA Victoria y se encuentra cursando una Maestría en Derecho de la Empresa en la UdeM. Además de ser articulista en diversos medios, imparte conferencias y talleres para diversos foros de Emprendimiento a lo largo de la República.