Mujeres de Cambio: emprendimiento al alcance de todas

1239

Frente a las barreras que impiden el emprendimiento entre las mujeres, un grupo de agentes de cambio creó una iniciativa para reivindicar sus derechos económicos y acompañarlas en el emprendimiento social a partir de una red donde juntas sean más fuertes.

Todas las personas tenemos el potencial de generar un impacto positivo en el mundo. Esta convicción es lo que me ha dado energía -100% renovable- en los recientes 14 años para trabajar en Disruptivo.tv y Socialab México, dos de las plataformas más grandes para impulsar a emprendedores sociales en nuestro país.

Sin embargo, desde hace un par de años nos dimos cuenta de que no todos tenemos las mismas condiciones ni oportunidades para convertirnos en agentes de cambio, pues existe una brecha de género que pone a las mujeres en desventaja al emprender.

De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres, 2020), sólo 43% de las mexicanas mayores de 15 años pertenece a la población económicamente activa, mientras que la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2019 señala que una de cada cinco personas empleadoras es mujer (2.1 millones de hombres y 526 mil mujeres empleadoras). Además, del total de la población de mujeres económicamente activas, 45.2% se encuentra en el sector informal (Inegi, 2020).

Para la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres, 2017), la brecha contribuye a la feminización de la pobreza, pues si bien entre 2002 y 2014, en América Latina y el Caribe, la pobreza bajó en casi 16%, el índice de mujeres de entre 20 y 59 años de edad en situación de pobreza aumentó 11%, respecto de los hombres del mismo grupo etario. En 2014, las mujeres pobres eran 18% más que los hombres pobres.

La brecha de género en el emprendimiento es un fenómeno complejo pues se deriva de la desigualdad entre mujeres y hombres en áreas culturales, históricas, sociales y económicas por mencionar algunas. Las Naciones Unidas identifican tres realidades que generan desventaja para las mujeres en el sector emprendedor. A saber:

Pisos pegajosos. Se refiere a mujeres en niveles socio económicos bajos, que tienen menor nivel de educación y pocos ingresos. La participación económica es significativamente menor que los hombres.

Escaleras rotas. Afectan a mujeres en niveles socio económicos intermedios que cuentan con educación secundaria. No tienen redes que les permitan lograr el empoderamiento económico y están en riesgo de caer en ”pisos pegajosos».

Techos de cristal. Se enfrentan a ellos mujeres de sectores socio económicos altos, con mayor nivel de educación, pero les limitan el crecimiento y acceso a oportunidades laborales de toma de decisiones. En México, por ejemplo, la tasa de matriculación en el sistema educativo medio superior y superior (Inegi, 2018) es mayor en mujeres (78.5%) que en los hombres (75.1%), lo que lleva a pensar en el reto que sortearán las mujeres en su vida profesional y laboral.

Sin duda, aún son muy altas las barreras sociales que ponen en desventaja a las mujeres en el desarrollo económico. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (2021) reconoce que las mujeres pasan, en promedio, el doble de tiempo en el trabajo doméstico no remunerado que los hombres, además de otros factores como la discriminación laboral por embarazo y la desigualdad salarial.

¿Cómo puede esperarse que surja una nueva generación de emprendedores sociales, si el piso no es parejo para todos? De ahí que un grupo de organizaciones del ecosistema de emprendimiento social decidimos crear Mujeres de Cambio, una iniciativa que en 2020 impulsó a más de 10 mil mujeres a convertirse en emprendedoras sociales, y en el 2021 se renueva con un compromiso mayor.

Impulsar a 10 mil emprendedoras

Las Mujeres de Cambio detonan su potencial de transformar al mundo para crear emprendimientos sociales, con lo que generan impacto social, medio ambiental y económico en sus comunidades. Para lograr nuestra meta de impactar a más de 10 mil mujeres en el primer año de la iniciativa, decidimos ”echar toda la carne al asador» y alinear las actividades tanto de Disruptivo.tv como de Socialab México para construir el proyecto más grande desde que comenzamos a operar. Las actividades e impacto esperado fueron:

  • Contenidos digitales: Diseño y edición de vídeo, podcast, infografías y libros electrónicos.
  • Comunidad en línea: Formación de grupos en Facebook para interconectar a mujeres interesadas en emprender para compartir experiencias, generar alianzas y ofrecer so- porte entre sí.
  • Clases en línea: Cursos de formación y uso de herramientas de emprendimiento.
  • Talleres: Sesiones de trabajo presencial en torno al emprendimiento en conjun- to con universidades e instituciones en México.
  • Encuentro presencial para la promoción de la cultura emprendedora.
  • Desafío de innovación abierta: Partici- pación de potenciales emprendedoras en un programa de co-creación y boot- camp presencial en el que compitieron por una pre-aceleración.
  • Pre-aceleración: Programa de impulso y capital semilla a emprendimientos li- derados por mujeres con potencial para crear empresas sociales de alto impacto.

De esta forma, comenzamos a combinar nuestros esfuerzos de comunicación para inspirar, educación para formar y aceleración para impulsar a más de 10 mil mujeres a iniciar su camino en el emprendimiento social, y a otras 100 mil a conocer por primera vez este concepto. Un proyecto de estas dimensiones es imposible hacerlo solos; de hecho, si algo he aprendido de mi trabajo por el impacto social es que ninguna persona ni organización puede generar un cambio por sí mismo. Esto fue clave para sumar aliados estratégicos.

Junto a otras organizaciones, Mujeres de Cambio propició la creación de la red de emprendedoras más grande en Latinoamérica   

Fomento Social Citibanamex, institución bancaria que apoya al emprendimiento social en México, fue la primera organización en sumarse a la iniciativa; le siguieron Promujer, organización que apoya a mujeres emprendedoras; Natura, empresa social centrada en dar oportunidades de autoempleo a mujeres; la Oficina de la Agenda 2030 e Inmujeres, instituciones que desde el gobierno trabajan para reducir las desigualdades de género; además de la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional GIZ, que impulsa iniciativas de impacto en nuestro país y varias decenas de organizaciones para colaborar, compartir, difundir y construir la red más grande de emprendedoras en América Latina.

Cambiar el mundo en tiempo de crisis

En el lanzamiento de Mujeres de Cambio, en marzo del 2020, nos acompañaron en esta gran iniciativa algunas de las mujeres que más admiro. En ese momento, la euforia del encuentro nos impedía ver que una semana después iniciarían los primeros casos de COVID-19 en México; aun así, el evento quedará grabado como un hito fundamental en la historia del emprendimiento social entre las mujeres.

Laura Ortiz, fundadora de SVX México, maestra, mentora, amiga, gran agente de cambio y quizá la persona que más me ha acompañado en mi camino emprendedor, fue la conductora del evento, y nos dejó unas palabras que resuenan hasta este día: «…Estamos en un sistema con una visión dominante donde nos han vendido que solo se puede salvar al mundo con tecnología o que solo se puede salvar al mundo con crecimiento económico. Pero la vida humana que no es una certeza si no una posibilidad no se ha sostenido por tecnología o por crecimiento económico: Se ha sostenido por la biosfera que nos rodea, nos envuelve y nos da hasta el oxígeno que respiramos y por el cuidado de otro ser humano. Esos son los ingredientes clave reales que nos permiten estar vivos hoy y aquí: la biosfera y el cuidado» (Ortiz, 2020).

En el evento de arranque, participaron otros increíbles ejemplos de Mujeres de Cambio, que también admiro: Martha Violante, directora editorial de Entrepreneur; Daniela Ancira, fundadora de La Cana, empresa social que apoya a emprender a mujeres en situación de cárcel; Karen Ramírez, fundadora de Epic Queen, la principal plataforma de ciencia y tecnología para niñas en México; Itzel Suárez, fundadora de Granjas Murlota, empresa que hoy impacta a más de 40 mil familias, y Marissa Cuevas fundadora de MicroTERRA empresa que lleva la ciencia a la economía circular.

Fue un evento inspirador, y aprendimos lecciones que nos llenaron de energía para llevar a cabo esta gran iniciativa. No obstante, la pandemia por la que atravesamos nos obligó a replantear el programa inicial de Mujeres de Cambio, porque cuando tienes un propósito claro, no hay reto que pueda detenerte. La resiliencia y perseverancia del equipo de Disruptivo.tv, en este primer año del lanzamiento de Mujeres de Cambio, logró inspirar a más de 100 mil mujeres.

Generamos más de 70 contenidos enfocados a promover la cultura emprendedora entre las mujeres, a través de casos de éxito de rol models en el emprendimiento y contenidos específicos para entender y sobrepasar las barreras de género en el emprendimiento. Llegamos a más de 500 mil mujeres con nuestros contenidos, y superamos significativamente la meta inicial de 100 mil mujeres. Ahora tenemos disponible en el podcast de Disruptivo.tv episodios especiales de Mujeres de Cambio (Disruptivo.tv, 2021a).

Como no pudimos llevar a cabo talleres presenciales, y la producción de los 10 cursos en línea se retrasó, decidimos implementar estrategias para impulsar la formación en línea, que nos llevó a crear 24 webinars en vivo con más de 45 mil participantes que conocieron las tendencias sobre negociación, administración de redes sociales, propiedad intelectual entre otros temas (Disruptivo.tv, 2021b).

Publicamos el primero de seis cursos en línea a la fecha, con una audiencia inicial de 660 estudiantes en la plataforma Udemy (Disruptivo.tv, 2021c) y lanzamos el Hackathón 2030, Mujeres y Niñas post COVID 19 que nos permitió involucrar a más de 2 mil personas en el diseño de nuevas soluciones para mujeres y niñas afectadas por la pandemia (Socialab México, 2021). Así como una convocatoria para apoyar el desarrollo de iniciativas de emprendimiento en tres diferentes categorías: Mujeres Impactando Mujeres; Mujeres por el Cambio Climático y la sustentabilidad; Mujeres resolviendo la desigualdad social.

Pese a las condiciones adversas, durante 2020, Mujeres de Cambio obtuvo resultados favorables del trabajo con emprendedoras

Esta convocatoria fue todo un éxito, pues rompimos récord de propuestas recibidas -más de 540 aplicaciones- con más de 46 mil personas participando en la votación por los mejores proyectos, lo que confirma que en nuestro país existe una cantidad enorme de mujeres con el potencial y las ganas de emprender, sólo hace falta ”poner el piso parejo».

Del total que respondieron a la convocatoria, 386 mujeres participaron en la incubación en línea dándole forma a su proyecto; las 150 que obtuvieron mejores resultados participaron en un bootcamp; 13 finalistas fueron seleccionadas para pitchar ante un jurado de expertas, y, finalmente, 10 proyectos liderados por emprendedoras fueron seleccionados, los 3 primeros lugares fueron:

  • 1er lugar, Pround Clinic. Red de especialistas de la salud sensibilizados en el reconocimiento pleno de la diversidad de identidad y expresión de género con perspectiva de derechos humanos de la comunidad LGBT+.
  • 2do lugar, Cabina Lactando. Cabina armable y transportable que permite la extracción de leche de manera eficiente a través de la estimulación de los sentidos.
  • 3er lugar, Nanayú. Tiene como objetivo contribuir a la inclusión social y laboral de mujeres sobrevivientes de trata de personas, a través de la creación de una oferta laboral justa dedicada a la creación de joyería.
Otras siete emprendedoras fueron seleccionadas como ganadoras por el desarrollo de iniciativas de innovación social:
  • MUCI, Receptor de kujo sanguíneo menstrual reutilizable y de larga vida.
  • Life Drop, tecnología que se aplica en forma de tinta sobre el pantiprotector, haciendo un diseño amigable.
  • Escuela de Abogadas Violeta, para lograr el acceso pleno a los derechos de las mujeres.
  • Agua en Transformación, solución ideada para sanear las aguas negras y aprovechar los nutrientes de los residuos.
  • Protección de la Infancia y Adolescencia. Busca que ninguno de nuestros niños, niñas y adolescentes en México experimente abuso sexual infantil.
  • Motivando Futuras Astronautas. Entretenimiento educativo que empodera a niñas y mujeres jóvenes y fomenta su desarrollo en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.
  • Be Safe. brinda herramientas a las mujeres para sentirse y estar seguras personal, jurídica, psicológica y financieramente.

Estas emprendedoras forman la primera generación de Mujeres de Cambio, y están cursando ahora el progra- ma de impulso y aceleración de Socialab, donde reciben mentorías y acompañamiento para sus proyectos.

El inicio de un movimiento

Ha sido una aventura increíble comenzar con esta iniciativa que está sentando las bases de un mundo más equitativo, donde todas y todos tengamos las mismas oportunidades para emprender. Mujeres de Cambio no es un proyecto temporal, se ha convertido en una de las principales iniciativas de trabajo que tenemos en Disruptivo.tv y Socialab México. No pararemos hasta que todas las mujeres tengan la oportunidad de aprovechar su potencial para cambiar el mundo.

Es sólo el principio. Este año reforzaremos las actividades e iremos más allá de las 10 mil mujeres que planeamos impactar en 2020, y generar un compromiso a largo plazo para impactar a más de 1 millón de mujeres antes del 2030 y que se conviertan en emprendedoras sociales. ¿Qué dices, te sumas a la red de Mujeres de Cambio?

Compartir
Soy Fundador de Disruptivo y Director de Socialab México, me dedico a difundir historias de emprendimiento social que inspiren a más personas a dedicarse a trabajar para resolver los grandes problemas sociales.