Maggacup, la salud de las mujeres y el medioambiente unidos por un latido

Escrito por Juan Manuel Badaloni

Clarisa Perullini y Luciana Comes crearon una empresa social con la intención de fabricar por primera vez en la Argentina la copa menstrual. Nos encontramos con ellas y nos contaron de qué forma generan valor a través de la conciencia y la educación.

Dos experiencias íntimas resignificadas en un proyecto común. Un emprendimiento social que surge de la pasión y de la necesidad de compartir con otras mujeres vivencias transformadoras. Un producto innovador como excusa para volver a hablar de un tema tabú de nuestra sociedad.

Clarisa Perullini y Luciana Comes aseguran que fue pura intuición. Se conocieron y enseguida supieron que tenían que emprender juntas. Así fue que crearon Cíclica, empresa B con la que desarrollaron Maggacup, la primera copa menstrual reutilizable fabricada en Argentina.

La copa menstrual es un dispositivo de silicona que lo único que hace es recolectar el sangrado menstrual. Básicamente lo que reemplaza en su uso es a un tampón, porque se introduce en la vagina, en la parte baja, y recolecta el sangrado en ocho o doce horas. Hace ya tres años que tenemos el producto, tenemos más de quince mil mujeres que lo usan, y una red de venta directa de noventa mujeres- explica Clarisa mientras prepara el mate en la oficina de Maggacup.

Los emprendedores sociales son apasionados que confían fuertemente en su producto. Confianza que va mucho más allá de lo tangible. Clarisa y Luciana siempre confiaron en el valor de Maggacup para reabrir la discusión sobre un tema tabú: la gestión de la menstruación.

maggacup flyer

“La copa nos posibilitó poner esta temática en agenda, que tiene que ver con la gestión digna de la menstruación ligada a una política de derechos humanos. Y al tiempo que teníamos la copa necesitábamos generar valor en el producto. Entonces pensamos en generar valor a través de la conciencia y la educación” – nos cuenta Clarisa, Licenciada en Psicología y Profesora de Educación Primaria, quien también ha realizado un posgrado en Técnicas de Enseñanza en Educación Especial, y está actualmente cursando una Maestría en Salud Mental Comunitaria.

Los emprendimientos sociales son mucho más que un modelo de negocios. Cíclica, a través de su producto Maggacup, viene desarrollando desde sus inicios un proyecto social, en el que articulan diferentes programas.

Dentro de lo que pudimos ir desarrollando estamos incorporando el área de servicios que está vinculada a la educación y el desarrollo social. Hay dos programas, uno de empoderamiento femenino, y otro dirigido a los jóvenes y la comunidad educativa, para poder integrar la salud sexual y reproductiva con la ecología-cuenta Luciana, profesora de arte dramático, productora y actriz, fundadora de diferentes empresas en el área de Comunicación, Publicidad y Marketing.

maggacup stand

Les dejamos aquí una entrevista en audio con Clarisa Perullini y Luciana Comes, las emprendedoras sociales que empezaron con Maggacup:

-¿Qué fue lo que encontraron como emprendedoras con Maggacup?

Luciana: fui encontrando nuevas maneras de habitarme, de entenderme, no sólo físicamente, sino también emocionalmente, cíclicamente. Empecé a ver la realidad de otro color. Empecé por el producto porque entendía que el producto era lo que nos iba a permitir hablar de algo que es tabú y de lo que no se habla.

Clarisa: encontré una amalgama de cosas muy maravillosa. Una excusa para volver a hablar sobre sexualidad en las comunidades de mujeres en las que trabajaba como psicóloga, y la posibilidad de articularlo con la cuestión ambiental y la innovación tecnológica.

En esta serie de entrevistas que estamos realizando para conocer más sobre el ecosistema de emprendedores sociales en Argentina, buscamos poner el foco de atención en los errores. Y sobre todo en los aprendizajes que, estamos convencidos, posibilitan esas equivocaciones en el camino del emprendedor social.

-¿Qué errores cometieron y qué fracasos atravesaron para llevar a Maggacup al lugar donde se encuentra hoy?

Luciana: No creo que la palabra sea fracaso. Porque el fracaso te ubica en un lugar sin salida. Creo que son tropezones. Piedras en el camino. También hay algo de la utopía y de cierta ingenuidad. Vamos aprendiendo en el camino. Eso también es algo de lo femenino. En ese repensarse y aprender del error, te permite hacer otras preguntas que antes no habías hecho. También hay mucha ansiedad, hay angustia. En el camino vas vislumbrando ciertas cosas que te muestran el norte.

Clarisa: El norte son todos los errores que vas cometiendo y te van poniendo nuevamente en eje. Son errores de planificación y de cálculo. Cuando vas transitando esa planificación divina que armaste, te encontrás con la coyuntura de un país, con tu coyuntura familiar, con la coyuntura de una red de venta que vos la soñaste ideal pero de pronto son mujeres que les va pasando de todo y a vos mismo como mujer te pasa de todo. Con una cadena de producción que te re bancan, pero vos hacés una escala de producción de copas que no les resulta rentable, entonces los tiempos se alargan. Pensamos que íbamos a tener copa en dos meses, y tuvimos copa en dos años. Y en el medio tuvimos que poner el dinero nosotras. Yo vivía en un dos ambientes, nos la pasábamos preservando selva en Misiones y vivía en una caja de zapatos, mi marido me miraba y me decía ‘¿qué onda?’.

maggacup iniciadoras

-¿Qué mensaje le darían a los jóvenes que sueñan con su propio emprendimiento social?

Clarisa: Sigan el sueño que tienen. Si están pensando en emprender, esto va a sonar re cursi, pero de chiquito soñabas con algo. Andá por eso. No lo sueltes nunca. Si no se te da ahora es más adelante. Pero es un proceso que hay que sostenerlo en momentos que son muy críticos. Es como un hijo, amalo profundamente. Es un sueño, tenés que ir por eso. Y si no sos vos, porque no es todo una genialidad que sale de vos, fijate quién está latiendo con esa coherencia en ese sueño, y andá ahí.

Luciana: La posibilidad de que frente al error, la caída, el tropezón, el bajón, la decepción, siempre hay algo que se puede capitalizar. Volver a las bases, al corazón, para ver por dónde. No hay que hundirse y decir no sirvo para esto, entonces me resigno y dejo mis sueños atrás, sino que hay que tener mucha confianza también.

Les dejamos aquí el contacto de Maggacup por si están interesados: 

Sitio Web: http://www.maggacup.com.ar/

Blog: http://maggacup.blogspot.com.ar/

Facebook: https://www.facebook.com/Maggacup/

Twitter: https://twitter.com/Maggacup

Correo: [email protected]

Compartir
Juan Manuel Badaloni
Licenciado en Comunicación Social, docente, periodista y productor de contenidos multimedia. Trabajo como profesor en colegios de nivel medio, enseñando materias como “Tecnología y Sociedad”, “Construcción de la Ciudadanía” y “Comunicación, Cultura y Sociedad”. Desde el año 2007 soy parte de FM La Tribu. Soy parte de Disruptivox, emprendimiento con el que impulsamos la innovación social en red. Cumplo el rol de tallerista y coordinador de comunicación.