El accionista fantasma

1868

A todos en algún momento de la vida nos ha llamado la atención ser accionista en una sociedad, aunque la mayoría de las veces solamente se quede como una idea. Sin embargo, hay muchos otros que han sido disruptivos y han decidido invertir en un determinado negocio.

Ahora bien, para llegar al tema central que quiero compartirles es necesario remitirnos a un caso que conocimos hace tiempo, cuando llegó un cliente muy preocupado diciendo que había sido víctima de fraude.      

Al preguntarle cuál era su problemática, nos comentó que hace tiempo lo habían  invitado a ser accionista en una sociedad que le parecía muy interesante y redituable, por lo que decidió aportar capital a esa empresa. 

Hasta aquí todo bien, sin embargo, cuando nos siguió platicando sobre su caso nos comentó que tres años después de la inversión realizada, se dio cuenta de que todo era una simulación, pues nunca estuvo como accionista y no aparecía en el acta constitutiva ni en los libros sociales.

Lo anterior era bastante grave, porque el no formar parte de una sociedad legalmente constituida, le impidió recuperar su inversión y cobrar sus utilidades correspondientes por los tres años que habían pasado, debido a que ante la ley esa persona no era parte de la sociedad, sino un accionista fantasma.

¿Alguna vez te ha interesado ser accionista en una empresa? Si tu respuesta a lo anterior fue “sí”, este artículo es para ti, ya que te enseñaremos a protegerte legalmente para que no protagonices este caso de terror.

¿Qué se puede hacer para evitar que nos pase lo anterior?     

Existen varias formas o mecanismos para asegurarse de que alguien efectivamente se encuentra dentro de una sociedad, el primero de ellos es el más común y es revisando que aparezcas en el acta constitutiva de la sociedad. 

El segundo de ellos es un poco más complejo, pues no todos saben que existen los denominados “libros sociales”. Aquí te explicaremos cuales existen y en qué consisten cada uno de ellos:

Libro de Registro de Acciones: en este libro se deben de registrar todos y cada uno de los accionistas de la Sociedad, especificando la cantidad de acciones que poseen y el tipo de serie al que corresponden. Este libro brinda certeza jurídica a la empresa y a sus miembros sobre quienes integran la Sociedad. 

Libro de Actas de Asamblea: en este libro se deben registrar todas las Asambleas que celebren los accionistas de la Sociedad y los movimientos que se realicen dentro de ellas. Este libro tiene como finalidad tener un registro detallado de cada movimiento de la sociedad, de tal modo que si toman una decisión sin consultarte la podrás revisar en este libro.

Libro de Variaciones de Capital: Como su nombre lo menciona, en este libro se deben de registrar todos los movimientos efectuados al Capital de la sociedad, tanto aumentos como disminuciones. En este libro podrás consultar el capital actual de la Sociedad de la que formas parte, así como el monto del cual eres poseedor.

Otra forma de asegurarte que eres accionista de una sociedad es mediante los “títulos accionarios”. Estos son el documento que te avalan como accionista de una Sociedad, en ellos se detallan algunos de tus datos como tu nombre, domicilio, la existencia de la Sociedad, el capital de la misma, el número de acciones que posees y la fecha de emisión.

 Asimismo, son indispensables para el control interno y administrativo de una Sociedad, así que recuerda siempre respaldar tus aportaciones con la emisión de tus títulos accionarios.

Si tienes dudas sobre este o cualquier otro tema jurídico, nos puedes contactar en nuestras redes sociales @KomenkoMx o enviar un correo a [email protected] y con gusto te atenderemos.

Compartir