Por tu bien y el del planeta, es momento de convertir tu oficina tóxica en un lugar de trabajo más sostenible.

La contaminación a niveles macro es un problema del que se habla mucho actualmente y que por supuesto nos atañe a todos, pero qué pasa con los espacios laborales, qué tan contaminados se encuentran y qué acciones sustentables es necesario adoptar en los procesos de fabricación y en la adecuación de las oficinas.  

Algunos empleados se exponen en sus espacios de trabajo a químicos y materiales nocivos para la salud y que por ende, esto afecta su rendimiento. Alberto Elizondo, Director General de México y el Caribe de Humanscale, fabricante de productos ergonómicos para oficina, nos explicó que estos contaminantes existen porque a través de los años no ha existido la cultura, ni se ha creado la conciencia de eliminar estos componentes dañinos, por lo cual se han utilizado indiscriminadamente. 

¿Qué convierte en tóxica a tu oficina?

  • Formaldehido: se usa en la fabricación de muebles con madera prensada y algunos textiles. Causa irritación respiratoria y de la piel, y está catalogado como probable carcinógeno.
  • PVC: o cloruro de polivinilo. Esta sustancia está relacionada con el cáncer de hígado, leucemia, tumores en el sistema nervioso central y cáncer de pulmón según estudios del Centro Internacional de Investigación del Cáncer (IARC).
  • Cromo 6. Utilizado en la fabricación y soldadura de acero inoxidable, pigmentos y tintes, recubrimientos superficiales y curtido de cuero. Las personas se exponen a sus efectos tóxicos por inhalación, ingestión y contacto con la piel.
  • PFC: o perfluorados,  a menudo salen de muebles, alfombras y pintura. Los estudios de la Universidad de Padua informaron que hay indicios de participación en los niveles hormonales de los hombres, principalmente.

Optar por productos que en su fabricación sustituyen a todos estos elementos nocivos, puede ser una forma en que las empresas pueden proteger a sus empleados y al planeta, ya que mientras no exista una reglamentación que les exija a los fabricantes descartarlos, seguirán incorporándolos, sobre todo porque son más baratos. Pero recordemos que lo barato siempre sale caro. 

La buena noticia es que las empresas ya están reaccionando y cada vez se suman más emprendedores que tienen el objetivo de hacer de este mundo un lugar mejor para todos. Tal es el caso de Humanscale, que transforma tu oficina en un espacio activo e inteligente, generando un impacto positivo en la tierra y sus clientes.

Sus productos presentan una etiqueta, como la de los alimentos, para que los consumidores puedan ver que no hay ningún producto de la lista roja. 

Compartir
Susana Montaño
Escribo de lo que realmente me gusta e interesa, pero no te preocupes, mi calificación en Uber es 4.86 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here