¿Existe el combustible amable?

502

Cada año en México mueren alrededor de 4,700 personas a causa de enfermedades respiratorias provocadas por la contaminación del aire. Y es que en sectores sobre congestionados como el valle de México, hasta el 60% de las partículas contaminantes se generan por automóviles particulares y de transporte público de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas.

Comsustenta es una empresa fundada en México en el año 2014, y desde entonces esta organización desarrolla estaciones de servicio que abastecen gas natural vehicular (GNV).

Gas Natural Vehícular, una alternativa amable con el ambiente

La empresa nació con la idea de reducir la generación de gases de efecto invernadero, de los cuales, según la ONU, más del 20% provienen del transporte público.

Al utilizar Gas Natural Vehicular (GNV) en unidades de grandes recorridos es posible reducir en promedio el 70% de las emisiones de monóxido de carbono y resulta más barato que la gasolina debido a que su proceso no requiere refinamiento.

Este combustible puede ser comprimido para ser almacenado en cilindros que brindan potencia al mecanismo de los automóviles. Es particularmente efectivo cuando se utiliza en vehículos que recorren continuamente grandes distancias por largos periodos, como es el caso del transporte público.

Además de disminuir los contaminantes, al utilizar gas natural vehícular es posible disminuir hasta en un 50% los costos que involucran consumir otro tipo de combustible como la gasolina o el diésel.

Para la utilización del GNV es necesario realizar una conversión en el funcionamiento de los motores de los vehículos, esta conversión en México puede tener un costo de entre los 30,000 y 60,000 pesos, razón por la cual Comsustenta ofrece al mismo tiempo programas de financiamiento para facilitar, sobre todo a transportistas, el poder modificar el mecanismo de su unidad.

En la actualidad, Comsustenta ha representado ahorros para los transportistas mexicanos que equivalen a más de 165 millones de pesos, además ha contribuido a la reducción de más de 8800 toneladas de CO2.

Tener al alcance alternativas de consumo mucho más amigables con el medio ambiente resulta fundamental para desarrollar nuevos hábitos de consumo que nos permitan preservar por más tiempo nuestros recursos naturales.

Compartir
Edgar Zarate
Redactor y editor en Disruptivo.tv / Percusionista y LRC por el Instituto Politécnico Nacional