¿Cómo me enamoré de mi empresa?

284

Shakepeare decía que “el amor no mira con los ojos, sino con la mente”, y en el mundo, las empresas sociales están lideradas por quienes se enamoraron con tanta pasión de una idea, que son capaces de inspirar a millones a enamorarse juntos para llevarla lo más lejos posible. 

Para el amor no hay imposibles, y hoy sabemos que muchas de las empresas exitosas están lideradas por personas que en algún momento vivieron, sintieron y sufrieron un enamoramiento tan profundo como para cuestionar decisiones tan importantes que cambiarían su vida para siempre. 

Por eso, subiéndonos al tren de uno de los Febreros más raros de nuestra vida, te invitamos a descubrir, identificar, aceptar y motivarte a seguir en el amor por los problemas, que de esos quedan muchos, casi tantos como el amor que aún nos queda por ofrecer aunque a veces duela.

Fases del amor en el tu emprendimiento social

  • La chispa perfecta

Algunos dirían que el inicio del enamoramiento es la mejor parte. Todo parece perfecto, tienes grandes ideas, ganas de hacerlas realidad y todo el tiempo por delante para desarrollarlas. Cada vez estas ideas permanecen en tu mente pero esto te encanta. Estás feliz, convencido y listo para dar todo lo que tienes para que funcione.

Es momento para hablar bonito, convencer a los demás que lo que ofreces tiene futuro y mucho potencial. Algunas veces resultará y otras terminarás con las emociones rotas. Sin embargo los grandes proyectos se nutren de sueños, y mientras trabajes con amor sincero por lo que haces nada te detendrá.

Y aunque no podemos saber con certeza cómo terminará todo  desde este punto, lo mejor es estar preparado y bien informado.  Para ayudarte te compartimos la serie de libros con los que, si de verdad estás dispuesto, lograrás  emprender desde ahora: #Disruptibooks

  • Golpe a la madurez

Ya conoces mejor al sujeto de tus desvelos, esto trae consigo nuevas necesidades y requerimientos. No siempre todo tiene sabor a miel y descubrir los sacrificios que los grandes proyectos conllevan no es fácil.

Ya no tienes solo una idea, ahora hay una empresa surgiendo que tienes que proteger. ¿Cómo registro mi marca, cómo patentar mi idea? Cosas que no te preocupaban antes ahora toman prioridad en tus planes. 

En esta etapa hay grandes retribuciones, pero también muchas fugas de emociones y recursos; nuevos compromisos que debemos aprender a administrar. Es una etapa clave para evitar estancarnos: refrescar la relación para mantenerla a flote, o quedarnos en una zona de confort que puede llevarnos a ningún lado. No es momento de tener miedo, pelearás y querrás dejarlo todo muchas veces, pero solo tú sabes qué tanto significa lo que ya has construido. 

También puede pasar lo contrario, que nos olvidamos de nosotros mismos por darlo todo sin pensar, que perdemos el equilibrio en nuestras vidas. Pero recuerda que conocerte y quererte a ti mismo es fundamental si quieres dirigir una empresa para cambiar vidas.

Ahora bien, en esta parte lo más importante es respaldar nuestras emociones y nuestro porvenir. Mejor nos informamos y aseguramos que nuestro capital y nuestras ideas tienen un escudo. Pensar en la parte legal no te convierte en una mala persona, te hace un emprendedor prevenido. Nosotros te compartimos algunos tips legales para proteger tu marca, tu capital y tus sueños.

  • El gran paso

Seguiste tu corazonada hasta aquí y ahora tienes la oportunidad de llevar todo al siguiente nivel. En este punto has vibrado, llorado, reconciliado y amado cada vez más. Ahora conoces mejor tus fortalezas y tienes estabilidad financiera pero debes también salir de tu zona de confort y llevar los proyectos al siguiente nivel

El siguiente paso puede ser el más difícil, debes decidir si comprometerte y dedicarle cuerpo y alma a algo que ha crecido junto a ti. Es momento de arriesgarte y desarrollar estrategias para escalar esta valiente empresa. 

Y como consejo adicional pero muy importante, una vez que decides comprometerte con el amor por tu negocio, es necesario que te alejes de las relaciones tóxicas con él, para que no te pase, el equipo de Disruptivo te recomienda:

  • Sigue aprendiendo: no hay nada mejor que aprender más de lo que te apasiona, así podrás innovar y continuar siendo relevante en el ecosistema.
  • Evalúa periódicamente: si realizas una revisión de todas las actividades de la empresa mes con mes, podrás atender jerárquicamente los retos.
  • Comunicate: conoce a tu equipo, sus inquietudes, sus metas profesionales y desarrolla lazos que permitan mantener un ambiente de trabajo sano.
  • Organízate: mantén el equilibrio de tu emprendimiento y el de tu vida personal, por mucho que ames lo que haces, nada en exceso es bueno.
Compartir
Edgar Zarate
Escribo en Disruptivo.tv / Percusionista y LRC por el Instituto Politécnico Nacional / [email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here