Es buen momento para ser conscientes de que muchas de las veces se produce comida en exceso que se termina perdiendo o desperdiciando. 

Los datos son tan alarmantes como que, de toda la comida que se produce en el país, el 35% es desperdiciada, según información del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria de la Cámara de Diputados.

Con esa cantidad de alimentos que se pierde, se podrían alimentar casi 8 millones de personas.

¿Qué se puede hacer?

Para colaborar a reducir la pérdida de alimentos existen muchas alternativas, lo importante es comenzar a tomar acción por esta causa desde este momento, por esta razón te compartimos algunos tips para implementar no sólo en esta época del año, sino como una recomendación para establecer un buen propósito para el nuevo año.

Planifica semanalmente las comidas: puede resultar en ocasiones difícil por los ritmos ajetreados de vida que llevamos en la actualidad, pero lo más conveniente es dedicar un momento a la semana para planificar las comidas que se van a preparar en los siguientes días, de esta manera es posible adquirir sólo los víveres necesarios para repartir semanalmente y evitar los excedentes. 

Haz una lista antes de ir al super: una vez que planificaste los platillos para la semana, el siguiente paso es listar sólo los ingredientes requeridos de acuerdo a las  comidas que elegiste. Lo más importante es ajustarse a esta lista y evitar adquirir otro tipo de alimentos de los que no estamos seguros cuando vamos a poder consumir. 

También te recomendamos revisar tu alacena y refrigerador, puede que algunos de los ingredientes que necesitas ya estén tu despensa. No olvides checar la caducidad de tus alimentos, intenta hacer uso primero de aquellos que tienen fecha de vencimiento más próxima. 

Almacena adecuadamente los alimentos: almacenar correctamente los alimentos puede alargar considerablemente su tiempo para ser consumidos, con lo cual no sólo evitarás desechar comida, también puedes ahorrar dinero. 

  1. Lo recomendable es que la alacena sea fresca, seca y con ventilación adecuada, en ella debes guardar los alimentos que requieran temperatura ambiente como: cereales, harinas, pastas, azúcar, café, cacao, etc.
  2. La frutas y verduras siempre van en temperatura ambiente mientras el lugar esté resguardado de la humedad y de la luz directa del sol. Estos alimentos deben revisarse continuamente debido a su rápido deterioro. 
  3. Todos los productos pasteurizados requieren de refrigeración, en el caso de los productos que hayan sido esterilizados, su refrigeración solo es necesaria después de abiertos.
  4. Coloca en la parte delantera los alimentos más antiguos o que requieren de un consumo inmediato. 

Revisa fechas de caducidad: ten presente la fecha de caducidad y de consumo preferente, en el caso de estos últimos, es posible que los alimentos aún se encuentren en buen estado incluso pasada  la fecha consumo recomendada, pero existen algunos alimentos como es el caso de las carnes crudas, que duran muy poco y deben consumirse en un corto periodo de tiempo debido a la alta cantidad de bacterias que generan. 

Procuro estar pendiente de estos datos y utilizar primero los que son menos perecederos o los más viejos.

Reaprovecha alimentos para otra comida: 
Desgraciadamente es muy común que después de preparara cualquier platillo , quedan una gran cantidad de residuos de comida que en la mayoría de los casos son desechados, sin embargo, estos restos de comida pueden significar un nuevo platillo o el complemento para  algún otro.

a) con los restos de las frutas y verduras es posible preparar una ensalada completa, un puré o incluso una crema.
b) los restos de carne te pueden servir para cocinar croquetas, quesadillas, tortas y también para agregar más sabor a sopas, caldos o ensaladas
c) las frutas que ya  estén demasiado maduras pueden ser utilizadas para preparar licuados, mermeladas o ser guardadas en almíbar para otra ocasión.
d) el pan del día anterior o que comienza a hacerse duro, puede servir como empanizador, como un desayuno tostado con mantequilla o para agregar a cremas y ensaladas como complemento.
e) los restos de queso duro  pueden ser rayados o fundidos y funcionan perfecto para agregar a una gran variedad de platillos.
f) en el caso de la pasta y el arroz, es posible conservarlos bien refrigerados por varios días y utilizarlos como guarnición con distintas combinaciones.

Es nuestra responsabilidad, transformar hábitos para combatir las Pérdidas y Desperdicios de Alimentos,con pequeñas acciones en cadena se puede generar un cambio que sea realmente significativo para nuestras comunidades y para el mundo entero.

Compartir
Edgar Zarate
Escribo en Disruptivo.tv / Percusionista y LRC por el Instituto Politécnico Nacional

1 Comentario

Comments are closed.