Esta vez Coldplay ha decidido invertir parte de su creatividad en crear la gira más sustentable posible y reinventar los conciertos. 

Más de 679 toneladas de desperdicio es lo que queda en promedio después de un festival al que asisten 90,000 personas. Y aunque ciertos esfuerzos se han aplicado en buscar maneras de revertir esta situación, la realidad es que muy pocas acciones son realmente efectivas.

Ni 30% de los plásticos y envolturas que se generan en un espectáculo de cualquier tamaño logran reciclarse, aún cuando se colocan depósitos especiales y se realizan campañas con este propósito.

¿Qué se ha hecho hasta ahora por la música sustentable?

La evolución de este tema quizá ha sido lenta pensando en la urgencia que tenemos por aplicar verdaderos cambios. Pero también es cierto que los músicos y la industria musical, gracias en gran parte a las necesidades de los espectadores que también van cambiando, están buscando constantemente maneras de reducir la huella ambiental sobre y detrás del escenario.

Algunos espectáculos invitan a los asistentes a traer sus propios vasos, aventurándose incluso a tratar de evitar materiales que no se puedan reciclar. Así el caso del festival Glastonbury que recibe a más de 150,000 personas, donde los vendedores han buscado alternativas para ofrecer recipientes y envoltorios libres de plástico. 

Grupos como Clif green notes ofrecen consultoría dirigida a organizadores de festivales masivos, incentivando a los asistentes a tomar consciencia sobre cómo y qué tanto estas actividades afectan al medio ambiente. Al mismo tiempo realizan activaciones que han conseguido recuperar hasta 48% de los materiales reciclables del evento.

Otro ejemplo efectivo es el del músico Jack Johnson y su esposa Kim, quienes llevan años trabajando para reducir hasta eliminar el plástico de sus giras, y a través de su fundación Johnson Ohana Charitable, lograron recuperar el 67% del desperdicio en sus conciertos, lo que evitó que 200 toneladas de basura terminaran posiblemente sin otra utilidad en un vertedero. Tan solo en el primer año gracias a esta iniciativa se redujeron 400,000 botellas, para el segundo año lograron doblar su éxito.

Lo nuevo de Coldplay suena sustentable

Music of the Spheres es la gira de la banda inglesa Coldplay que tiene por portada el doble impacto, ofrecer shows exitosos en todos los aspectos  y lograr que sean lo más sustentables y con la menor  generación de carbono hasta ahora hechos.

Con sus iniciativas esperan eliminar desperdicio, generar energía renovable, evitar los combustibles fósiles  y motivar la rápida evolución de la tecnología para disfrutar de espectáculos responsables con el planeta:

El poder de la gente encenderá el escenario, literalmente
La mayor parte de la energía utilizada durante el show se genera por una batería diseñada en colaboración con BMW, la cual se recarga cuando los fanáticos saltan y se mueven en espacios especiales dentro del recinto. Incluso se ha visto al padre de Chris Martin pedaleando una bicicleta junto al escenario para colaborar energéticamente con el espectáculo.

Reducir, reinventar y recuperar
La gira tiene el objetivo de reducir al menos 50% las emisiones de CO2, capturar más carbono del que se produce y encontrar nuevas tecnologías para este propósito.  

Energía del Sol
El equipo de la banda incluye paneles solares que son instalados en cada show, detrás del escenario, en los alrededores de los estadios y en realidad donde sea posible. Estas baterías comienzan a cargarse desde que la producción llega al lugar del evento.

Volando con la banda
En esta ocasión el grupo británico ha decidido transportarse de un show a otro en vuelos comerciales -cuando sea posible- . Además se comprometieron a viajar solo en unidades que utilicen combustible sustentable, Sustainable Aviation Fuel (SAF), el cual está hecho de desperdicio y materiales renovables que pueden reducir las emisiones hasta 80% en comparación con el combustible tradicional.

Embajadores de la sustentabilidad
En cada sede habrá una persona encargada de encontrar formas de mejorar las prácticas ambientales, adaptando el espectáculo para que utilice equipo, materiales y recursos locales.

Sonido incluyente
Cada show contará con intérpretes para personas con sordera, y se les proporcionarán mochilas que con vibraciones ayudarán a mejorar su experiencia musical.

Aún queda gran espacio para mejorar si lo que queremos es ir a un espectáculo completamente sustentable y sin efectos sobre el medio ambiente, pero sin duda la capacidad que artistas como Coldplay tienen para influir en millones de personas alrededor del mundo, podría ayudar a acelerar el interés de otros actos para cambiar las cosas. 

Residuos que se compostan o van a bancos de alimentos, árboles plantados por cada entrada vendida, fuegos artificiales sin químicos ni ruidos y materiales reutilizables por doquier, son solo otras de las nuevas propuestas sociales que la banda nos comparten.  ¿Qué tan bien crees que lo están haciendo? ¿Qué más podrían hacer?

Esta vez Coldplay “no solo nos da lo que queremos, también lo que el planeta necesita”.

Si tu también tienes proyectos que puedan colaborar en temas de sustentabilidad o te gustaría convertirte en agente de cambio, te invitamos a compartirlas en #SoyGeneraciónRestauración, iniciativa que impulsará acciones que contribuyan a la reducción de residuos plásticos, agricultura regenerativa y programas para gestionar eficazmente el agua.

Aquí puedes conocer más detalles y comenzar a acelerar el cambio.

#GeneracionColdplay #SoyGeneracionRestauracion

Compartir
Escribo / Percusionista / LRC por el Instituto Politécnico Nacional / [email protected]