Cinco lecciones de “Merlí” para la innovación

2866
merli innovación

La innovación es lo que distingue a un líder de los demás.

Para entrar en contexto, Merlí es una exitosa serie española en la que un peculiar profesor de filosofía (Merlí Bergeron), al llegar al Instituto Àngel Guimerà, se encontró con el típico sistema educativo: clásico y rutinario. Decidido a cambiar el ritmo de las clases y dejar huella en los alumnos, hizo uso de sus cualidades disruptivas para lograrlo; aunque tuvo que enfrentar al resto de los académicos conservadores y la apatía de los alumnos.

Como sabrán el emprendimiento es aplicable en todas las áreas. La capacidad de Merlí para observar el entorno del Instituto, identificar la aparente ineficacia de los métodos de enseñanza e idear cómo mejorarlos, además de su sagacidad para enfrentar los obstáculos y cumplir su objetivo lo llevaron a innovar en el sistema educativo. Aquí tenemos la primera lección: un pensamiento analítico y estratega es indispensable para innovar.

Por otro lado, el Instituto Àngel Guimerà no contaba con un gran mobiliario; sin embargo, aquí encontró Merlí otra área de oportunidad para dar las clases de manera distinta y entretenida; la cocina, el comedor y las canchas de fútbol se convirtieron en sus lugares favoritos para compartir sus conocimientos, y a los alumnos les encantaba romper la rutina. Segunda lección: no importa la abundancia de tus recursos, siempre puedes sacarle provecho a lo que tengas para hacer las cosas diferentes.

Merlí, al ser un profesor de filosofía, incitaba a sus alumnos a poner en duda la realidad, la moral y sus propias creencias al punto de motivarlos a romper con los patrones negativos que les impedían desarrollarse y crecer.

Como emprendedores, hay veces que nos encerramos en nuestras propias ideas y es difícil aceptar la retroalimentación. Aquí la tercera lección: mantener una actitud de apertura a las opiniones de los demás puede ayudarte a mejorar tu proyecto.

Como lo mencionamos, uno de los retos a los que Merlí tuvo que enfrentarse fue la oposición de los académicos tradicionalistas. Al principio nadie creía en él y en varias ocasiones casi pierde su trabajo, pero él nunca se alteró, siguió confiando en que su metodología sería funcional, hasta que lo logró y se convirtió en el profesor favorito de los estudiantes.

Justo aquí encontramos la cuarta lección: cuando decides romper los paradigmas es común que no te tomen en cuenta, pero lo importante es que confíes en ti mismo, pues cuando tu proyecto tenga éxito éste te hará destacar entre los demás.

Fue así como la innovación distinguió a Merlí como un verdadero líder entre los alumnos y profesores. Como quinta y última lección te compartimos su mejor frase: “Que las cosas sean de una manera no quiere decir que no se puedan cambiar”.

No tengas miedo a innovar, haz las cosas diferentes y sé disruptivo con tu proyecto.

*Imagen propiedad de Netflix

Compartir