Bitcoin: el costo del progreso

695

Según los informes, la minería de Bitcoin consume más energía que muchos países del mundo. El efecto medioambiental de esta actividad no puede pasarse por alto.

Puede que el Bitcoin se considere en la actualidad como oro, pero su ascenso no es muy ecológico. En noviembre se publicó un informe que indicaba que la actividad relacionada con la criptomoneda superaba el consumo energético de 159 países del mundo.

«Creo que es un problema masivo», dijo Alex de Vries, autor del informe sobre el consumo de energía de Bitcoin, en una entrevista con Futurism. «Básicamente, estamos consumiendo miles de veces más energía, no tenemos que usar bitcoin si confiamos en nuestro sistema actual. No veo cómo el bitcoin justifica su uso de energía en este momento, dado que la mayoría de la gente tiene un cierto nivel de confianza en el sistema actual».

Sin embargo, puede ser un poco pobre mirar el consumo de energía de la minería de bitcoin solo a nivel superficial. El verdadero problema es el hecho de que una gran parte de la electricidad utilizada se genera mediante combustibles fósiles. Gran parte de la minería tiene lugar en China, donde el carbón es comparativamente barato, a pesar de los esfuerzos del gobierno por eliminarlo gradualmente en favor de los recursos renovables. Pero incluso si la criptomoneda se minara con energía renovable, ¿se resolvería el problema?

¿Verde y eficiente?

Nadine Damblon es cofundadora de una empresa llamada HydroMiner, especializada en la extracción de bitcoins mediante centrales hidroeléctricas. Según ella, la situación energética es un poco menos dramática de lo que podría parecer. Agrega que a medida que la criptomoneda evolucione, se introducirá un hardware más eficiente que requiera menos energía. Sin embargo, por el momento, urge un cambio hacia las energías renovables.

Parece poco probable que los mineros serios reduzcan sus esfuerzos simplemente porque pueden utilizar menos electricidad en el proceso. Esto significa que, aunque el hardware sea más eficiente, no se reducirá el consumo, lo que podría significar que este problema se agravará. Incluso si fuéramos capaces de cambiar toda la red de Bitcoin por energía renovable, de Vries sigue viendo que hay un problema.

«Todo el sistema sigue consumiendo miles de veces más energía que antes», afirma. Por ejemplo: aunque la energía solar es limpia desde el punto de vista operativo, el coste de las emisiones durante toda la vida de un panel solar no lo es; la criptomoneda, que consume mucha energía, requeriría la creación de muchos más paneles solares de los que se necesitarían de otro modo. «Seguimos creando una huella de carbono mayor de la necesaria», dice de Vries.

Bifurcación vital

El Bitcoin no es necesariamente malo; el problema, dicen los expertos, es el sistema que llamamos prueba de trabajo.

La prueba de trabajo es el sistema que utiliza Bitcoin para verificar las transacciones, uno de los principios básicos de su funcionamiento. Sin embargo, no es la única opción disponible; la prueba de estaca y la prueba de quema son dos opciones alternativas. La prueba de participación da más poder de minería a los que poseen más de una criptomoneda. En la prueba de quema, se genera un bloque mediante una transacción que «quema» algunas de sus monedas existentes enviándolas a un monedero donde no se pueden gastar.

«La tecnología Blockchain, en general, no está pensada para ser eficiente», argumentó de Vries. «No es eficiente por diseño, porque si tengo una transacción, no va a ser comprobada una sola vez por un sistema centralizado, va a ser comprobada miles de veces por todos los nodos distribuidos de la red».

De Vries afirma que el bitcoin podría ser un 99,9 % más eficiente de lo que es hoy si cambiáramos la prueba de trabajo. «Ahora mismo, no hay ningún caso de uso que justifique el uso de energía que se destina a la red», subraya.

La eliminación de la prueba de trabajo supondría un gran cambio de dirección para el bitcoin, pero no es imposible. Al bifurcar la criptomoneda, estos cambios podrían implementarse sin afectar a su estabilidad general.

Ciertamente, parece que algo tiene que cambiar para que la criptomoneda sea sostenible a largo plazo. Dicho esto, queda por ver si se tomarán medidas antes de que su uso siga aumentando y su consumo de energía sea aún mayor.

Desafío sostenible

AES en la actualidad está apostando por nuevos proyectos que puedan desarrollarse desde cero, lanzando convocatorias como el “Desafío Sostenible que buscan acelerar el futuro de las energías renovables, impulsando jóvenes emprendedores sociales con soluciones creativas.

Tal vez una de tus ideas sea una gran solución para impulsar nuevas energías y ayudar a salvar el mundo. ¿Te interesa?

Descubre todos los detalles y aplica.

Compartir

1 Comentario

  1. Muy interesante postura, pero no dice exactamente cuál es la huella ecológica ni de dónde salen los datos.
    ¿Hay varias formas de medición de huella ecológica digital?
    Saludos y muchas gracias

Comments are closed.