BiPop: popotes biodegradables

1931

BiPop es una empresa dedicada a la creación de popotes hechos de aserrín y cera de abeja  que ofrece a la sociedad una alternativa distinta de productos no contaminantes.

La contaminación de los mares y el daño que provoca en las especies marinas el uso de popotes es un problema que continua dañando nuestros océanos.

Tres ingenieros forestales de la Universidad de Chapingo encontraron en el aserrín una oportunidad para crear popotes biodegradables que no causen daño al medio ambiente.

BiPop es una organización creada por Julia Gutiérrez, María del Carmen Pérez y Marco Antonio Mota ante la preocupación por el daño que genera en los ecosistemas el uso excesivo de materiales de plástico y el desaprovechamiento del aserrín.

Así, partieron con la idea de crear utensilios que sustituyeran al plástico. ¿El primer paso? Popotes.

Estos tres estudiantes dedicados a temas forestales, apoyados por su asesor Diego Ernesto Lira, buscan ayudar a la sociedad a encontrar alternativas viables para evitar la contaminación del medio ambiente.

En entrevista para Disruptivo, Julia Gutiérrez afirmó que una de sus motivaciones para crear BiPop fue generar conciencia social sobre el incremento de desechos contaminantes que están dañando el medio ambiente.  

“La contaminación a nivel mundial ha sido muy importante y ha ido en aumento. Como estudiantes de Ingeniería Forestal, todo el tiempo nos enseñan a cuidar los bosques y a  cambiar la mentalidad de la sociedad para dejar un mejor futuro a las generaciones que vienen.”

Aún cuando BiPop ha encontrado diversos retos en el camino, Julia y su equipo saben que el aserrín es un producto cuyo aprovechamiento puede ser un parteaguas para la creación de productos que logren sustituir al plástico:

“Como estudiante es difícil encontrar tiempos, pues es complicado que los tres logremos cuadrar nuestras agendas”, asegura Julia, quien nos contó que pese a las dificultades BiPop se encuentra mejorando el prototipo de los primeros popotes para salir al mercado en marzo.

Julia afirma que en la universidad es poco atractiva la forma en la que se enseña cómo desarrollar un proyecto o emprender; sin embargo, la convocatoria de Joven Emprendedor Forestal los impulsó a cambiar la imagen que tenían sobre el emprendimiento:

“Joven Emprendedor Forestal nos cambió completamente la mentalidad y nos dimos cuenta que si es posible emprender de forma divertida, que se puede lograr llevar a cabo un proyecto a través de talleres que muestran cómo hacerlo y no guían (…) Nos han apoyado a continuar el proyecto y a no darnos por vencidos”.

Al ser uno de los 8 finalistas en el certamen de Joven Emprendedor Forestal en 2018, BiPoP tuvo acceso a una amplia red de actores dentro del ecosistema forestal y capacitaciones que les han permitido ver su idea convertirse en realidad.

Además, han conocido a participantes de diferentes países de latinoamérica cuya pasión por hacer de este mundo un lugar mejor los han unido en el camino del emprendimiento forestal.

Si quieres saber más sobre BiPoP síguelos en Facebook como BioPro.uach

Compartir
Karla Wadgymar
Me gusta decir que cuento historias profesionalmente pero las personas que me conocen insisten en que soy fotógrafa, productora audiovisual, entusiasta del marketing digital o creativa de nacimiento. La verdad es que no veo la diferencia entre esos roles y la magia de contar historias. Soy comunicóloga egresada de la Universidad La Salle y he trabajado en producción audiovisual para Fox Sports, Toyota, Revista Fernanda, Líderes, Cocina Vital, Volvo, entre otros. Actualmente soy la Coordinadora Global de Marketing en Hult Prize Foundation y estudio Guionismo en el Centro de Capacitación Cinematográfica. Contar historias de impacto social hace click en muchos sentidos de mi vida.