Esta iniciativa de Ley busca dar certeza de pago a las MiPyME en un plazo de máximo de 30 días.

La Ley de Pago a 30 días creará un entorno de emprendurismo más amigable. Evitará que el pago se postergue, a veces, hasta más de 120 días. Se regulará y en el caso de no cumplir con el plazo pactado, se establecerán multas sobre ese saldo insoluto.
Ya que cuando el pago se posterga por tanto tiempo, genera problemas de liquidez a los emprendedores. Les impide continuar operando, merma su participación de capital financiero, inversión e incluso llevándolos a la quiebra.

“Países con plazos de pago más largos, crecen menos”

Rogelio de los Santos, socio fundador de la ASEM.

Esta Ley contribuye con el cumplimiento de tres Objetivos de Desarrollo Sostenibles:

  1. Trabajo decente y crecimiento económico. Logrando mejores niveles de productividad mediante innovación y tecnología.
  2. Industria, innovación e infraestructura. Aumentará el acceso de las empresas a servicios financieros asequibles integrándolos a cadenas de valor y mercados con condiciones favorables.
  3. Reducción de las desigualdades.

Además, es el punto #1 del Emprendecálogo, documento que enumera 10 propuestas para la resolución de los principales retos a los que los emprendedores se enfrentan.


Compartir