El secreto para construir un pitch memorable

1273

Seducir a inversionistas y enamorar a un socio o incubadora con tu idea, no es una tarea sencilla.  El primer año de emprendimiento llega a ser el más difícil, principalmente porque necesita de recursos que lo mantengan con vida.

¿Pero cómo hacerlo? ¿Cómo transmitir realmente el mensaje que mueve tu emprendimiento?

Un buen pitch puede marcar la diferencia entre un proyecto vendible y uno que simplemente no llame la atención, aun cuando el modelo de negocio sea viable.

En primer lugar, visualiza tu presentación como si fueras a contar una historia imperdible a otras personas, estructura tu pitch como un guion, y cuida que contenga un inicio, desarrollo y desenlace.

En el inicio de tu presentación cuenta cuál es el problema que estás atacando, a qué personas impacta, cuál es tu mercado meta y quién es tu competencia. Recuerda que la introducción te ayudará a hacer clic con tu posible inversionista, así que genera un vínculo emocional con el problema que estás abordando para que escuche con atención el resto de tu historia.

En el desarrollo explica cómo se está atacando actualmente el problema y por qué tu producto o servicio ofrecería un valor agregado para solucionarlo; también menciona cuál es tu solución, qué haces actualmente y cómo se benefician tus clientes si adquieren tu producto o servicio. Este es el momento estelar de tu proyecto, así que debes sacar a la luz todas las ventajas con las que cuenta.

Por lo que se refiere a la recta final de tu discurso, menciona lo que has hecho hasta el momento, muestra tus prototipos, destaca el aprendizaje adquirido, tus primeras ventas y nivel de satisfacción de tus primeros clientes. No olvides presumir a tu equipo de trabajo, demuestra que cuentas con personas capaces y preparadas que te ayudarán a lograr que el proyecto sea un éxito. ¡Y lo más importante! Cuida que el desenlace enganche a los inversionistas potenciales y despierte la curiosidad en tu proyecto.

Una vez que ya tienes el guion listo, es momento de crear un pitch irrefutable, es decir, como as bajo la manga, lleva contigo las respuestas a las preguntas más difíciles que podrían hacerte los inversionistas, cuida tu comunicación no verbal y exprésate con pasión, pues solo así lograrás, que quienes te escuchen se enamoren tanto de tu proyecto como tú.

A continuación, te damos algunos tips extra para conseguir el pitch perfecto:

  • Pregunta cuánto tiempo tienes para tu presentación.
  • Conoce a tu audiencia.
  • Cuida tu marca personal.
  • Sé concreto.
  • Sé sincero.
  • No abuses de los tecnicismos.
  • Apóyate en datos y cifras.
  • Sé carismático.
  • Transmite tu pasión.
  • No pierdas tu esencia.

Compartir