Emprender con propiedad…intelectual

Basada en hechos reales: Dos emprendedores mexicanos, de diferentes estados, el primero crea una marca con éxito, el segundo la conoce por internet y la “toma”, la registra, aplica a una convocatoria para un capital a fondo perdido y gana. El creador de la marca se entera, reclama pero legalmente no es el dueño y ahora todas las partes y hasta el gobierno están en medio de un problema legal de propiedad intelectual (PI).

Lamentablemente aquí y en todo el mundo, en el tema de registros el principio del “primero en tiempo, primero en derecho” es cierto y si no se considera, puede dejar tu proyecto en manos del plagio y pleitos legales costosos, tardados y/o el reto de empezar de nuevo.

Lo anterior es apenas un sencillo ejemplo de los peores escenarios a los que se puede enfrentar un emprendedor que no protege sus ideas y creaciones, porque no califica como inversión el rubro de PI (Propiedad Intelectual). Pero no todo es blanco y negro, depende también de lo que quiere aportar, resolver y proyectar quien lidera o integra un startup, porque la protección tiene muchos matices, según el emprendimiento.

Por ejemplo, por menos de lo que te cuesta una noche de cena y cine para dos personas, puedes proteger tu programa de cómputo hasta por 100 años. En México cuesta menos de 15 dólares registrar un software y  el “escudo” se amplía cien años después de la muerte del autor, según el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), la PI se “relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio”. La PI se divide en derechos de autor y la propiedad industrial, con sus respectivos tratados internacionales. La primera se refiere a obras artísticas y audiovisuales. La segunda con las patentes y demás actividades industriales.

Cada 26 de abril la OMPI y todos sus países miembros promueven la importancia de la PI no solo para el desarrollo económico sino también para mejorar la calidad de vida de las personas y para sumarnos te compartimos seis reglas de oro para emprender con propiedad…intelectual:

1. ¿Qué estás haciendo?

Desde el inicio de la idea, hasta el producto final todo tiene un potencial, pero ¿cuánto? y en ese proceso es necesario tener claro quién o quiénes son los creadores, especialmente si se quiere registrar alguna de las partes, que puede ir desde la marca hasta la patente de una invención.

En ese camino es crucial consultar las bases de datos de invenciones y marcas, para saber qué tan nuevo y diferente es lo que propones y si está libre; aplica también para quienes desean aplicar innovación a algo existente.

Cada país tiene un órgano de propiedad intelectual donde se puede investigar este tema por internet y a nivel internacional la OMPI cuenta con grandes bases de datos en los que puedes navegar entre 58.580.000 documentos de patente nacionales e internacionales, 28.510.000 registros nacionales e internacionales de marcas, denominaciones de origen y emblemas, 1.710.000 registros de dibujos y modelos industriales del Sistema de La Haya y colecciones nacionales disponibles solo por mencionar algunos.

2. Compartir con prudencia  

Es una excelente estrategia compartir tu emprendimiento para promoverlo y generar alianzas, pero establece límites para que los aspectos más profundos y técnicos no los reveles con cualquiera, porque si de buena fe das información de datos importantes de tu negocio y aún no están registrados, alguien puede tomar eso para apropiárselo hasta legalmente.

Platica sobre tu proyecto a grandes rasgos y los detalles resérvalos sólo para personas de tu entera confianza o que estén directamente ligados, como tus mentores, inversionistas, etc. y lo ideal sería que fuera con un documento de por medio, ejemplo: convenios de confidencialidad o divulgación.

3. Ojo con la legislación

No tanto para ser un experto en leyes, sino para prevenir las batallas. Se recomienda consultar fuentes oficiales o preguntar a los expertos: qué marco regulatorio existe para tu desarrollo tecnológico, producto o servicios, porque aunque pueden ser legales en algunos términos, al mismo tiempo no están reguladas en otros.

Por ejemplo: en el negocio de los drones, su elaboración y comercialización es legal, pero su operación en espacios públicos o privados no está regulado en varios países.

4. Protección suma “ceros” a tu emprendimiento

Si quieres generar valor, la mejor manera que un ángel inversionista o capital de riesgo apueste por tu emprendimiento, es garantizando que eres el legal poseedor de esa invención, innovación, esto te suma puntos al momento de captar la atención de quien te puede llevar al siguiente nivel.  

Todo lo que hacen los emprendedores tiene un potencial monetizable, pero las ideas y creaciones protegidas aumentan su valor y si esto se suma a procesos de venta exitosos y estrategias de posicionamiento, fortalece el proyecto e incluso capitalizar todo o sus partes para alcanzar otros mercados incluso en otros países y generar ingresos a través del licenciamiento, transferencia o venta.

5. La propiedad industrial es una inversión

Expertos en PI recomiendan proteger lo que tanto trabajo te costó desarrollar, es una inversión que eventualmente te da la posibilidad de crecer, evolucionar y permanecer en el mercado. Los trámites para el tema de propiedad industrial en México y otros países de Latinoamérica ofrecen beneficios como descuentos de hasta 50 por ciento para micros y pequeñas empresas, emprendedores, estudiantes y universidades. Investiga y consulta.

6. Defiende tus derechos

Si ya cuentas con registros que protegen tus ideas y creaciones defiéndelos cuando los sientas vulnerados. Los derechos de autor son de cobertura mundial y los de propiedad industrial, nacional. Existe todo una maquinaria legal a tu favor úsala, porque puedes tener mucha propiedad intelectual coexistiendo en un mismo proyecto, como la marca, diseño, secreto industrial, prototipo, sistema , modelo de utilidad, etc. Ejemplo: Facebook tiene 1600 patentes para proteger todo lo que hace.

El Índice Internacional de Propiedad Intelectual de la Cámara de Estados Unidos  en su Quinta Edición, publicada en Febrero de 2017, hace referencia a los estándares de PI en 45 economías globales, lo que representa aproximadamente el 90% del PIB mundial y ahí  destacan al nivel Latinoamérica y el caribe, Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Perú y Venezuela.

¿Qué esperas? Emprende con propiedad… intelectual, ahora!

Compartir