Emprender en circular

Después de unos días de intensas discusiones y un buen número de links en nuestros timelines sobre la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, vale la pena asomarse a los temas medioambientales desde la perspectiva del emprendimiento social; dándole vuelta a la página de las críticas y poniendo manos en acción que, al final, así se cambia al mundo. Hablemos de Emprendimiento Ambiental.

El Emprendimiento Ambiental es prácticamente un concepto mellizo de Emprendimiento Social, que se refiere a aquellas iniciativas o empresas que generan utilidades al mismo tiempo que beneficios al medio ambiente.

Este concepto no se usa tanto como su hermano porque muy comúnmente englobamos o damos por hecho el primero cada vez que hablamos del segundo.

Aunque hay muchas ideas valiosas allá afuera sobre cómo orientar una filosofía empresarial o teoría de cambio que mejore el medio ambiente, en este artículo les comparto la propuesta de la Economía Circular (EC).

Economía Circular

Me gusta la EC porque es bastante optimista: cree en la oportunidad de que las personas y los países logren un mayor desarrollo económico sin poner en riesgo la vida sobre el planeta.

Los economistas que estudian estos temas señalan que, en realidad, el problema no es el número de bocas que alimentar o el aumento en el consumo que resultaría del crecimiento económico global per se, más bien, el problema está en que seguimos un modelo linear de generación de riqueza que consiste en tomar-hacer-consumir-desechar.

La propuesta de la EC es pasar del modelo linear de desarrollo económico al circular, es decir, uno que maximice la eficiencia del uso de los recursos en todas las etapas de vida de los productos y servicios, minimizando el uso de nuevos insumos y energía.

Es decir, producir más, pero con menos materia prima, menos contaminación, menos desperdicio y menos uso de energía a través del famoso uso de las 3Rs (reducir, reutilizar y reciclar). Pero a un nivel de complejidad, creatividad y coordinación que se distingue mucho de lo que aprendimos en clases de Ciencias Naturales o Ecología.  

En términos concretos y empresariales este modelo más complejo de las 3Rs propone 6 áreas de acción que las empresas pueden incorporar a sus procesos actuales o adoptar como su principal propuesta de valor, conocidas por el acrónimo ReSOLVE que significa:

Regenerate: devolver a la naturaleza y generar desde la naturaleza,

Share: modelos de economía compartida,

Optimise: mejorar eficiencia de procesos y maquinaria, etc.,

Loop: reciclar, remanufacturar, recuperación bioquímica de componentes,

Virtualise: usar menos productos físicos y más digitales, y

Exchange: incorporar nuevas tecnologías.

Para las empresas que están situadas en algunos de los países más ricos del mundo, mutar hacia una economía circular se ha vuelto una gran área de oportunidad para recortar costes, innovar, crear nuevas alianzas, entre otras ventajas; pero a la par se ha convertido en una obligación y aspiración del primer mundo para contaminar menos y hacer frente a la escasez y alza de precios de los recursos

Si quieres adentrarte un poco más al tema después de haber leído este artículo te invito a cheques una de mis fuentes y a seguir el diálogo en la sección de comentarios.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here