El amor está en el aire

amor emprendedor

Las tres fases del amor entre el emprendedor y su proyecto

Lo vi, me sonrió, nos miramos y sabía que el destino era estar juntos y ¡cambiar mi mundo y el mundo!…Suena a una historia de amor ¿verdad?, pero que también aplica a ese “flechazo” entre el emprendedor y su proyecto, cuando está seguro que su idea o propuesta, es la respuesta para resolver un dolor de la sociedad y revolucionar el mundo.

En las relaciones humanas los vínculos entre las partes pueden evolucionar, trascender en el tiempo, el espacio y los retos de la vida, sin embargo el amor no es suficiente para que esto suceda.

Así mismo, el amor que tienes por ese proyecto y el problema a solucionar, necesitará más que sólo mucho corazón para lidiar con todo lo que implica llevar ese sueño a la tierra y  través de los desafíos.

Es por ello que este mes aprovechando que el amor está en el aire,  bajo la visión de las tres fases del amor del psicólogo John Gottman, autor del libro Principa Amoris: The New Science of Love,  presentamos una aventurada comparación de la relación del emprendedor con su proyecto.

Fase 1: Enamoramiento. ¡No puedo de amor!

enamoramiento

Es el periodo de ilusión, emociones a flor de piel, pasión, energía al máximo y con una fuente de neuroquímicos bañando nuestro cerebro, que nos regalan un cambio de percepción del mundo, ¡todo es maravilloso!

Es decir estás enamorado de tu proyecto porque tienes en tus manos la solución más grandiosa, innovadora, disruptiva, revolucionaria, sustentable, sostenible, etc. jamás pensada para resolver ese problema que identificaste.

Quieres pasar 24/7  concentrado en su desarrollo, hablas del tema todo el tiempo, no importa comer mal, no dormir bien, todo lo vale, inviertes, arriesgas, porque sientes que todo es posible.

Fase 2: Amor romántico (construyendo confianza)

Comienzan los desafíos, confirmas que el camino del éxito no es recto y a veces parece un laberinto, aparecen personas que piensen que tu relación (proyecto – emprendedor)  es una locura, no es viable o es un pase directo al fracaso, un imposible.

En este punto afloran dudas de confianza sobre lo que haces y hasta de tí mismo porque no se consiguen los resultados deseados, en el tiempo que quieres. Si libras la crisis, los lazos con tu proyecto crecen y se fortalecen, sino, las dudas se confirman, y aparece la ira, la frustración, la decepción y la tristeza.

Fase 3: Amor maduro (compromiso y lealtad)

enamoramiento 3Esta fase se destaca por la consolidación de un compromiso real y leal, donde las decisiones que se toman son más racionales. El amor sigue latente pero sin nublar el juicio.

La relación emocional con tu proyecto ya no es tan obsesiva como al inicio, ahora es más libre y tienes más herramientas de negociación para lograr avances.

Rumbo a este punto, el vínculo se sigue construyendo cada vez con mejores piezas y el reto constante de reinventarse y evitar la erosión de la monotonía.

Entonces…

Así como en las relaciones humanas, cada etapa también tienen que ver con la madurez emocional de las personas (sin importar edades) y la actitud que toman frente a los desafíos, porque no podemos controlar nuestro entorno, pero si la forma en que reaccionamos al mismo.

Dale la bienvenida a nuevos amores (proyectos), porque cada uno te ofrecerá lecciones para aprender a mejorar la experiencia en la siguiente oportunidad.

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora” – proverbio chino.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here