Los 7 hacks para tu acta constitutiva

 Cómo armar tu lego corporativo.

En colaboraciones anteriores te hemos platicado la importancia que tiene el constituirte como personal moral, cómo saber qué sociedad te conviene y hasta te hemos platicado de esa arma secreta de las sociedades anónimas llamadas phantom stock.

Ahora bien, en esta ocasión me gustaría enfocarme en algunos de los consejos que le damos a todos nuestros emprendedores al momento de constituirse. Al hablar de este tema, me gusta ejemplificarlo con una caja de legos. Nuestra legislación nos dará el tipo y número de piezas de lego mientras que el emprendedor por su parte, deberá escoger cuáles piezas usará para potenciar la empresa de la mejor manera. Por ello, aquí van los 7 hacks para armar tu lego corporativo (acta constitutiva):

  1. Objeto Social hecho a la medida.

    Esta cláusula de los estatutos sociales de tu contrato social (o acta constitutiva como se le conoce) es aquella que enlista todas las actividades que podrá realizar la empresa. Uno de los errores más comunes que hemos visto en algunas startups y scaleups, es su amplísimo objeto social que (vaya contradicción) no contempla algunas actividades que realizarán. Lo anterior, ya que usan machotes de notaría o correduría que no reflejan la realidad particular del proyecto de emprendimiento. Platícale bien a quien te esté asesorando todas tus actividades (presentes y futuras) para evitar sorpresas en el futuro.

  2. Autorización para pedir préstamos:

    Un tema que no conoce la mayoría de los emprendedores, es que los bancos piden a las personas morales que les quieren pedir un crédito que se contemple dentro de su cláusula de objeto social dicha actividad. Y aunque pueda parecer exagerado o discutible, es importante agregar esa actividad dentro del wording de tu objeto social para evitar tener que pagar una reforma de estatutos al momento de pedir un crédito.

  3. Evita un órgano de administración acéfalo:

    Los administradores de una sociedad son una de las piezas clave de la organización de la empresa. Te recomiendo analizar muy bien cuántos miembros podrá tener y sus cargos, qué funciones desempeñarán, si tendrán retribución alguna por su encargo y cuánto tiempo fungirán en su cargo. En ocasiones, por una mezcla entre desconocimiento y lucha de egos, el órgano de administración tiene muchos puestos con labores muy pulverizadas que terminan convirtiéndolo en un órgano acéfalo. La máxima que recomiendo en este punto es: the simpler the better.

  4. Ponle fecha de caducidad a tus otorgamientos de poderes:

    Al momento de constituir negocios es común que se otorguen poderes no solo a los socios del negocio, sino también a algunos colaboradores clave dentro de la empresa. En ocasiones no se dimensiona lo importante que es este tema, pero una equivocación en el otorgamiento de poderes puede desacelerar el crecimiento de la empresa, costarle unos pesos extra al tener que otorgarse nuevamente, o peor aún, que una persona que ya no trabaje dentro de la empresa pueda seguir representándola frente a terceros por no haber sido revocado su poder. Analiza si conviene ponerle vigencia de un año (renovable) a los otorgamientos de poder de tus colaboradores clave.

  5. Cláusula compromisoria:

    Una cláusula muy importante para tu acta constitutiva es la de solución de controversias. Esta cláusula dictará las reglas que se tomarán para determinar qué sucederá en caso de desavenencias entre los socios de la persona moral. Normalmente en esta cláusula se contempla la jurisdicción común y por ello que se resuelvan sus controversias en juzgados cuando muchas veces pueden ser resueltos de manera privada y en poco tiempo. Por ello, te recomiendo que –por la naturaleza de la relación jurídica- contemples una cláusula compromisoria en la que puedas utilizar nuestros métodos alternos de resolución de controversias (mediación, conciliación y/o arbitraje). Pagarás menos y, si el problema no es tan grave, se podrá resolver muy rápido.

  6. Convenio privado entre socios:

    Hay cosas que no quieres que todo mundo conozca de tu lego corporativo. Es preciso recordar que tu acta constitutiva estará al alcance de todos ya que deberá ser inscrita en el Registro Público del Comercio y seguramente la proporcionarás a terceros con los que celebres operaciones importantes. Por ello, te recomiendo que si tus socios y tú tienen (i) puntos de acuerdo de determinados temas, (ii) reglas particulares con datos sensibles, (iii) promesas entre sí, u (iv) otra cosa que no quieren que terceros puedan leer, firmen un convenio privado entre socios. De esta manera, podrán dejar lo general al alcance de todos y lo sensible en secrecía.

  7. Lee, pregunta y después firma:

    El último consejo puede sonar obvio pero muchas veces se pasa por alto. Lee, pregunta lo que no entiendas y una vez aclarado todo, firma. Sé que los temas legales son un turnoff para todo emprendedor. Sin embargo, tener cimientos legales endebles pueden ser suficientes para que toda la estructura construida de tu empresa se venga abajo.

Por último, ya sabes que si te llega surgir alguna duda sobre cómo armar tu acta constitutiva u otros temas, puedes contactarnos en en komenko.mx o en Instagram, Facebook y Twitter bajo el usuario “KomenkoMX”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here